abr 24 2017
IMG_9551

Durante nuestros entrenamientos nos centramos principalmente en el trote y el galope, y solo caemos al paso cuando queremos dar una pausa o si tenemos que practicar un ejercicio como las piruetas al paso, por ejemplo. ¿Pero es suficiente?

Desde los niveles más básicos hasta el Gran Premio, el paso suele tener coeficiente 2 en las reprises de doma clásica. Esto significa que la nota cuenta doble. Así que eso es una buena razón para prestarle más atención al paso en los entrenamientos. La nota que recibimos no depende solo de la calidad del paso en sí; también influye cómo montamos los ejercicios del paso.

Los Tres Pasos

Antes de empezar a trabajar el paso, tenemos que saber qué tipo de paso estamos haciendo; Los más importantes son el paso largo, reunido y medio. Los tres tienen algo en común: Debe de haber regularidad de los trancos, relajación del dorso y actividad. Pero también tiene que haber una clara diferencia entre cada tipo de paso para conseguir las mejores notas en competición.

Paso Largo:  Deberíamos trabajar también en la amplitud de los trancos, libertad de las espaldas y alargamiento de la línea superior buscando el contacto. ¡Esto no significa soltar las riendas! Aunque dejemos al caballo estirar y bajar el cuello, es muy importante mantener el contacto con el bocado y que las riendas no queden colgando. También asegurarnos de que la nariz se abre hacia delante y no se queda detrás de la vertical.

Paso Reunido: Debemos acortar y elevar los trancos, buscar una silueta más compacta y que el caballo mantenga por sí mismo el equilibrio. Aunque acortemos las riendas no tenemos que forzar con nuestra mano la postura del caballo, si no buscar que se reúna más en los posteriores y en el tercio anterior.

Paso Medio: Entre el paso reunido y el paso largo. En este caso hay que buscar una amplitud media, una posición algo más abierta que en el paso reunido y libertad de las espaldas. 

6 Cosas a recordar

Cuando trabajes el paso tanto en casa como en competiciones, piensa siempre en las siguientes 6 cosas para mejorar tus ejercicios de paso y subir tus puntuaciones en concursos:

1. Contacto: Siempre debase mantener un buen contacto, no importa si estás trabajando específicamente en el paso, calentando o dando una pausa. Incluso con riendas largas puedes seguir buscando el contacto y trabajando para que la posición de la línea superior y el cuello sean correctas.

2. Rectitud: Un buen contacto y un buen uso de tus piernas para crear actividad en los posteriores te ayudarán a mejorar la rectitud en el paso. Es muy importante que en las diagonales y en las líneas que tracemos haya rectitud, y que los pies sigan el trazado de las manos y no se desvíen hacia los lados. 

 3. Actividad y ritmo: ¡Estos son cruciales! Sin buena actividad y ritmo no podremos conseguir buenas notas. Cuanto más activo vaya el caballo, mejor remeterá los posteriores y cubrirá mayor terreno, que es necesario sobre todo para el paso largo. También debemos controlar que el ritmo sea correcto y que el paso sea claro, en 4 tiempos. Del jinete depende que el caballo mantenga un buen ritmo y actividad. 

4. Relajación del dorso: Necesitamos que todo el cuerpo del caballo se mantenga relajado para montar un buen paso. Cuando hay tensión, los músculos se contraen y el cuello tiende a elevarse demasiado. Además la tensión bloquea la fluidez del movimiento, impidiendo al caballo pasar a través del dorso y ampliar bien los trancos. Incluso puede provocar ambladura, especialmente en el paso reunido.

5. Regularidad: Tiene mucho que ver con la relajación del dorso y la tensión. Un caballo tenso es más probable que muestre trancos irregulares. Aunque la irregularidad también puede indicar que el caballo no está sano. Por ello la regularidad es quizás lo más importante del paso y de los tres aires. Sin buena regularidad, no podremos obtener buenas puntuaciones. Y una clara irregularidad puede suponer nuestra eliminación durante una prueba.

 6. Transiciones: Las notas que obtenemos para cada ejercicio no dependen de la corrección del ejercicio en sí. Prepara muy bien las transiciones AL y DESDE un paso al otro o transiciones de aires. Las transiciones afectan directamente a la imagen y a la nota del ejercicio.

Todo está conectado. Si nos falta alguna de estas cosas o si no las montamos bien, afectará al resto del ejercicio y a la nota. En competición, hacer unos buenos o malos ejercicios de paso pueden subir o costarnos muchos puntos, y puede suponer una gran diferencia en la nota final. Así que no solamente hagas el paso, ¡Monta cada tranco del paso!  

¡Hasta el próximo post!

Leave a reply